Laura, nuestro ángel para siempre

Laurab 150x150 Laura, nuestro ángel para siempreDesde Abril de 2009, Laurita no está físicamente con nosotros. Su frágil cuerpecito ya no está.

Pero sigue en los corazones de todos los que compatimos junto a ella alguna etapa de su vida. Hemos querido que el recuerdo de Laura siga vivo en nuestro nuevo Blog, así que incluimos la nota que escribimos en aquel triste momento. Como dijimos entonces, seguimos teniendo celos del cielo por tenerla allí con ellos.

Laurita era un ángel que vino a vivir con nosotros durante 15 años. Un modelo de belleza, alegría y amor para todos los que la conocimos. Fue la primera amiga que, con todo entusiasmo y con sus ilusiones de ser modelo, se apuntó al periódico de Los Amigos y nos puso sus comentarios.

El sábado pasado pasaron lista en el cielo y vieron que les faltaba ese ángel tan especial y maravilloso. Que seas allí tan feliz como lo hemos sido los que tuvimos la suerte de conocerte y disfrutar tu vida. Todos te querremos para siempre, mi querida niña.

www.lauranuestroangel.com

 

Etiquetas ,,


15 Respuestas a “ “Laura, nuestro ángel para siempre”

  1. Vicente dice:

    Querida LAURA por mucho que pase el tiempo, sabes que ni yo ni ninguna de las personas que te queremos vamos a dejar de sentirte ni un solo día, ni un solo minuto, ni un solo segundo…

    Siempre es Siempre LAURA!!!

    TE QUIERO!!!

    http://www.lauranuestroangel.com

  2. Antonio dice:

    Me ha hecho llorar ver la web que habéis desarrollado en homenaje a Laura. Seguro que desde el cielo está disfrutando con su PC viendo el cariño que todos le habéis dedicado. Cuando en el cielo haya un Facebook para ángeles será quien más amigos y admiradores tenga, no lo dudo. Un beso muy fuerte, Isabel. Tu fuerza y cariño son infinitos

  3. santiago dice:

    Gracias a Cipri (un angel, pero en la tierra, en el cielo no le quieren ni ver) conoci a Laura. Me parecio una chica maravillosa, llena de vida, de ganas de vivir, de inocencia, de tristeza, de experiencias por cumplir. Su mirada era desde luego profunda y bella. No se donde estara ahora. Se que no esta aqui. Pero es verdad que es dificil olvidar sus ojos llenos de ganas, ganas de divertirse, ganas de ser feliz, ganas de estar con los suyos…
    Senti mucha pena por Laura y por sus familiares. Me gusta pensar en Laura cuando veo un cielo estrellado. Laura, todo lo que pasa tiene un sentido, aunque te garantizo que lo desconozco. Un gran beso en el recuerdo.

  4. queko dice:

    buenas tardes hoy dia de los difuntos e pasado por el cementerio de tres cantos donde tengo por desgracia a un familiar enterrado allise trata de mi hermano curiosamente ma llamado la atencion ver una chica joven enterrada con una vandera con el nombre laura nuestro angel.com esta un poco mas arriva de mi hermano la verdad es una pena yo suelo ir mucho y siempre me fijo en ella que la ocurriria por que esta hay siendo tan joven comprendo el dolor de la familia y quisiera sumarme aser un amigo mas visitandola siempre con el devido respeto mi hermano se llama francisco javier seisdedos lopez esta enterrado en la misma parcela que ella un poco mas abajo y la verdad espero que si son angeles sepan que sus familiares los queremos que no los olvidamos nuncaa

  5. queko dice:

    Hola soy queko hoy paseando por el cementeriio tube la gran suerte de conocer a los padres de laura nuestro angel decirte laura que aqui en mi siempre tendras un hermano un amigo como tal desde que vi tu historiwa tenia ganas de conocer a tu familaa hoy la conoci decirte que te hare un dibujo a hilo y que lo pondre en tu lapidacomo el que hice a mi hermano estais juntos asi que en buestro recuerdo que menos que un paso en amistad

  6. “Querida LAURA, mi ÁNGEL, nuestro ÁNGEL… Transcurridos casi dos años desde que te fuiste a ocupar tu puesto entre las estrellas, parece que fue ayer cuando cerrabas tus ojitos aquí en la Tierra para abrirlos en tu verdadera casa: el CIELO, la futura casa de todos los que seguimos temporalmente en este fugaz hotel grabando nuestra propia película.

    Desde el día que te separaste físicamente de mi, tu Fuerza y tu Alma me han hecho ver que en el rodaje de mi propia película tengo que conseguir el mayor numero de Oscar. LAURA, tu lo conseguiste con tan solo 15 años: Oscar a la madurez, Oscar a la valentía, Oscar a la inteligencia, Oscar a la solidaridad y muchos más que yo guardo como un tesoro en los anaqueles de mi corazón. LAURA, yo quiero estar a tu altura cuando acabe mi rodaje, que será el día en el que pueda volver a casa contigo, el día de la felicidad plena de poder verte de nuevo junto a mi.

    Cada día escucho en mi interior: “Luces, cámaras, acción…”, inicio una nueva jornada en esta película que no tiene fin, esperando a que llegue el momento de estar a tu lado entre las verdaderas estrellas.

    Gracias mi pequeña LAURIINA, por toda la fuerza física y moral que me das, gracias por permitir que cada día sienta tu Alma dentro y junto a mi Alma. Gracias por hacerme comprender que el no tenerte físicamente no quiere decir que no estés conmigo. Gracias porque tu partida me ha enseñado que realmente lo único que tengo que hacer en esta vida es vivir lo mejor posible, disfrutar al máximo cada instante y no pensar en el futuro porque para mi sólo existe el presente.

    LAURA, se que lo estas pasando genial con tantos ANGELES guapos y simpáticos a tu alrededor; seguro que quieren invitarte cada día salir con ellos a contemplar las auroras boreales y saborear un helado de nubes blancas.

    Por este ÁNGEL y todos aquellos ÁNGELES que han dedicado su vida entera para poder crear un rayo de luz en la oscuridad y por tantas cosas, una vez más… gracias LAURA.

    Te quiero con mi toda Alma.

    Tu Isa.”

    • paqui dice:

      hola Isa! tu no me conoces pero yo he oido hablar mucho de tí y de tu hija.Tengo la pulsera que nos recuerda a Laura pero hasta hoy no había abierto esta página.
      Siento muchísimo la pérdida de tu hija y entiendo el dolor tan horrible que te produjo, yo también perdí un hijo con 10 meses y medio y después de un tratamiento horroroso de quimioterápia. Vivimos momentos duros en el hospital, nada comparable con ese dolor, compartimos sufrimientos con otras familias y sabemos los sinsabores por los que habeis pasado.¡es bonito pensar qué tenemos un ángel en el cielo! pero hay que caminar nuestra vida además con una ventaja sobre los demás ¡la muerte no nos da miedo! la muerte nos traerá ese encuentro que tanto deseamos ,estar con nuestros hijos, mientras tanto demos tanto amor como el que recibimos de ellos y vivamos la vida con ilusión y alegria porque nuestro ángel nos alivia e ilumina.
      Nuestros hijos siempre velaran por nosotros, ten fé y disfruta

      • Hola Paqui!!! Gracias por tu proximidad, por tu empatía con LAURA y conmigo, siempre es reconfortante encontrar personas que tienen sentimientos similares a los mios. La vida no siempre es un camino de rosas, pero nos hace más sabios a cada paso que damos, porque cada vivencia por muy traumática que pueda ser o parecer nos fortalece y nos dota de una mayor sensibilidad para entender a los demás.

        NUESTROS ÁNGELES están siempre presentes, nos protegen, nos ayudan a caminar, nos iluminan, nos animan cuando nos sentimos abatidos y al final de nuestro camino nos esperan con los brazos abiertos para darnos todo su amor.

        Estoy segura que NUESTROS ÁNGELES se sienten orgullosos de nosotras tanto como nosotras nos sentimos de ser sus madres, nos miran desde su lugar privilegiado en el Cielo y sonríen cuando nos ven con una sonrisa en los labios.

        La felicidad es una meta a la que aspiramos todos los seres humanos, y aunque pueda sonar extraño para muchos, la muerte es la puerta detrás de la que se encuentra nuestra verdadera felicidad.

        Muchas gracias Paqui y un fuerte abrazo!!!

        Isabel.

  7. Marta dice:

    Despues de dos años y un dia que nuestra Laurina cruzó esa puerta, que como tú dices tia, y yo cada dia creo tener mas claro, se encuentra la verdadera felicidad, te sigo echando de menos, si, y aunque el tiempo va curando las heridas siempre quedan cicatrices que no se borran.
    Aunque no lo creas, admiro tu valentia y coraje y comprendo que esto es una dura batalla y en la que cada uno se defiende y pelea como puede y sabe para seguir adelante con el papel que nos toca interpretar en esta pelicula.

    1 abrazo muy fuerte. Os quiero!!

  8. Isabel Santillan dice:

    LAURA, por muchos dias que pasen, sin poder sentir esas caricias,esos abrazos, esos besitos de mariposa que te encantaban y mucho mas.
    Esa union siempre juntas en todos los momentos, luchando desde que naciste juntitas, pero con la esperanza de que cuando fueras mayor, seria todo mas facil.
    Pero cuando la torre estaba casi construida, se nos derrumbo.
    LAURA, no tengo ninguna duda de que llego tu momento y te necesitaban en el CIELO.
    Pero manda manda la fuerza que hay que tener, para levantarse cada dia y no ver a mi niña en la camita. Solo creo que Dios nos tiene un papel a cada uno en esta vida. Que para mi solo es el rodaje de una pelicula, y me toco un papel muy complicado.

    GRACIAS A TI LAURA, PORQUE ME AYUDAS MUCHO, Y ME LO HACES MAS FACIL.

    TE QUIERO MI HIJA, MI NIÑA, MI LAURA.

    SIEMPRE CONTIGO, TU ALMA ESTA EN MI ALMA.

    Tu Isa.

  9. Isabel Santillan dice:

    “Mi niña, mi hija, mi vida, porque toda mi vida eres tu LAURA. Todo nuestro esfuerzo, toda nuestra lucha, todo lo que conlleva vivir en esta vida cuando realmente hay que luchar tanto para vivir y estar juntas; desde que estabas en mi barriguita ya empezamos a luchar las dos solitas, pero conseguimos mucho y salimos adelante con toda nuestra fuerza, coraje y unión, porque tu eras pequeñita y tenias que ser niña y preocuparte de ser feliz, pero no era así, tu me cuidabas a mi y me protegías. Te preocupabas de mí, a veces sentía que tan chiquitina hacías el papel de madre. Éramos como dos madres: TÚ en un cuerpecito de niña y yo en mi papel de madre, esa unión es difícil de comprender cuando nuestra vida ha sido todo lo contrario a lo que yo viví de niña.

    Estábamos tan unidas luchando el día a día contra todas las dificultades que la vida nos ponía por delante, una lucha tan dura que mejor nos lo quedamos para nosotras. Si no habíamos pasado bastante, cuando podíamos por fin respirar las dos, nos sorprende una de las enfermedades más crueles que puede afectar al ser humano. Ansiábamos las dos llegar a verte cumplir la preciosa edad de 13 añitos, teníamos todos los sueños por vivir, teníamos nuestra torre construida. Te esperaba lo que tanto ansiabas: poder salir con tus amigos al cine o a cualquier lado sin que tu madre tuviera que estar contigo, ansiabas una cierta libertad.

    Una tarde de primavera, con la ilusión de prepararnos para ir a bailar a tu Virgen de Valdepinillos, inesperadamente nuestros planes se torcieron, sin darnos cuenta acabamos en la Paz, tu ingresada, las dos en estado de shock por lo que estaba pasando; en ese preciso momento empezó “nuestra pesadilla”. De repente se nos derrumbó esa torre que tanto nos costo construir.

    Esta es la tercera Navidad sin TI en la Tierra, pero todo sigue igual para todo el mundo, igual que cuando estábamos juntas: las luces, las compras, las celebraciones de familia, etc., pero para mí ya no existe nada de eso. Desde tu partida al CIELO mi mundo, mi vida es otra, he empezado a construir otra torre en otra dirección. Eso si LAURA, solo tu y yo sabemos que sigues estando conmigo, solo que yo tengo que hacer mi parte en la tierra y TU en el CIELO. Yo se que tu estás haciendo un gran trabajo en el CIELO, ayudando a los niños. Yo sé que estas feliz y eso me reconforta cada día que pasa sin poder agarrar con firmeza tu preciosa manita.

    Las primeras Navidades después de tu partida me llevaste a un lugar lleno de Esperanza y con tu presencia en el corazón todas esas personas que tanto te ayudaron y nos siguen ayudando; el año pasado, nos fuimos las dos solitas rumbo a la aventura muy lejos, a Kolkata. ¿Estas Navidades donde me vas a llevar? Estoy esperando a ver hacia donde me guías, sin duda que vamos a irnos las dos juntitas a algún sitio bonito y lleno de Energía y mucho Amor, ese Amor que desde que te fuiste me sigues enviando cada día.

    Hay sensaciones, sentimientos o vivencias que no están escritas en ningún libro, ni aparecen en los fotogramas de ninguna película e incluso no tiene espacio físico donde quedar plasmadas. A veces toda esta amalgama de sensaciones, sentimientos o vivencias sólo tienen cabida en el mundo onírico, pero son la energía vital de personas muy afortunadas que les habla su Corazón de ti LAURA.

    Solo tú y yo LAURA, sabemos lo que hemos vivido y sentido. Y ahora también sabes lo que siento en cada instante, que a través de mis sentimientos, sólo dejándome llevar por mi Corazón, se que soy capaz de llegar a personas que en algunos momentos les ayuda, todo es gracias a ti LAURA.

    Cada día que amanece me siento más cerca de mi hija, mi niña, mi LAURA, MI ÁNGEL ETERNO.

    TE QUIERO CON TODA MI ALMA, QUE ES NUESTRA ALMA.

    ETERNAMENTE TÚ ISA.”

  10. rocio hipolito pulido dice:

    hola me da mucha pena que haya falleido y estoy leyendo sus cosas en el ordenador fui el otro dia al cementerio y vi su sitio y me llamo la tencion porque lo teneis muy llamativo y muy bonito para ese sitio que a nadie nos gusta ir y con lo joven que era laura y lo que la quedaba por disbrutar de la vida pero esa es la vida que nos toca lo siento mucho por a verla alli en el cementerio y me da mucha pena lo siento mucho y gracias por leer mi comentario

  11. Mcarmen Ramos dice:

    hola ayer pase a visitar a laura cada vez ke voy a visitar la tumba de mi suegra paso por la de laura, la prosima vez la llvare un ramo de rosas espero ke no se l tomen a mal n beso muy grande para la familia de laura de
    Mcarmen

  12. Hoy he buscado en el diccionario de la Real Academia Española la palabra “Obsesión” y he encontrado dos acepciones:

    1.-Perturbación anímica producida por una idea fija.
    2.-Idea que con tenaz persistencia asalta la mente.

    Pero entre las definiciones que he encontrado ninguna hacía referencia a que obsesión equivaliera a la perdida de lo más preciado para mi, mi hija LAURA.

    No he consultado el diccionario sólo por curiosidad, sino porque esa palabra es la que esta mañana he tenido que escuchar de alguien que realmente para mí no vale la pena. Alguien que sin pedirle consejo y sin apenas contar mi vida, sino todo lo contrario, se ha tomado la licencia de emplear ésta palabra conmigo. Suelo hablar y escuchar a todas las personas que necesitan hablar e incluso si puedo les ayudo en lo que sea necesario, pero siempre con mi sonrisa y por supuesto hablo de ti LAURA, que realmente eres lo único que me importa. ¿Cómo se puede entender que con el corazón roto sea capaz de transmitir alegría y luz? Desde luego que es gracias a ti LAURA, que soy capaz de transmitir tu alegría y tu luz a las personas que día a día se cruzan conmigo.

    Que alguien tenga la osadía de decirme en “tono altivo” lo siguiente: “Isabel estás muy obsesionada con tu hija” y con todo el atrevimiento del mundo añadir: “Isabel tienes que buscar otras cosas en esta vida”. LAURA, me he quedado de piedra. ¿Por qué opinan y juzgan sin saber realmente nada de nada? ¿Quién sabe lo que es la pérdida de lo que más quise, quiero y querré, mi única hija LAURA? Ni tampoco tienen ni idea de tu vida, de nuestra vida, que ha sido muy difícil y muy complicada.

    Para todas aquellas personas que se permiten juzgar, prejuzgar, opinar y aconsejar sin saber, voy a contar una pequeña historia que en este caso es real como la vida misma.

    Mi preciosa hija LAURA, naciste en un bonito pueblo de Francia el día después de la festividad de los Reyes Magos (algo que para los franceses es signo de buena suerte), donde no fue fácil para mí y para ti aunque eras bebe creo que tampoco. Vivimos hasta que cumpliste los dos años en un ambiente muy difícil, aunque eras chiquitina sé que todo eso no te beneficio en absoluto.

    Durante más de una década seguimos solas pero con muchas tormentas a nuestro alrededor que no nos dejaban centrarnos en caminar hacia adelante; solas y luchando así es como sobrevivimos, con muchas historias.

    Cuando por fin ya habías crecido siendo una niña muy inteligente, educada, muy madura para tu adolescencia y con muchísimas cualidades personales, aparece tu cansancio y por ende tu leucemia. En ese momento se nos derrumbo nuestra torre construida ladrillo a ladrillo, nuestra lucha, nuestra fortuna, “mi herencia” y con tu prodigiosa inteligencia tú ya sabias los efectos secundarios del tratamiento que necesitabas, eso sin que te dijeran los médicos lo que tenías. Tú sabías que te esperaba la caída de tu precioso y querido cabello, era largo, castaño clarito y abundante, precioso como he dicho.

    LAURA tu pronta madurez hizo que con tus 13 añitos tuvieras que sacar toda tu sabiduría y fortaleza para tomar la dura y nada fácil decisión de ponerte en tratamiento, con mucha valentía, aun sabiendo que esa enfermedad y en esa determinada edad podía hacer difícil que tus amigos y compañeros de colegio lo entendieran y te pudieran mirar bien, en pocas palabras que fueran compresivos con lo que te sucedía. Por eso entonces te pregunte si querías cambiar del colegio donde ibas a otro más cerca de casa y, tu LAURA, me dijiste que sí.

    Después de llorar, sufrir el dolor físico y psíquico durante año y medio, además estudiando a tope en casa para aprobar Segundo de la ESO, todo con un esfuerzo sobrehumano, mayor que el de la mayoría de los muchachos y muchachas de tu edad, empezaste en tu nuevo colegio con tratamiento de quimioterapia oral.
    Fue un nuevo comienzo con mucha ilusión y alegría, con tu pelo cortito y con extensiones muy largas, realmente preciosa. LAURA seguro que te acuerdas un día cuando llegaste a casa muy contenta porque te había dicho una niña que le gustaba mucho tu corte de pelo y me dijiste: “mamá no se nota absolutamente nada que llevo extensiones”. Que ilusionada estabas en tu nuevo colegio, sin contar a nadie nada de tu enfermedad para no sentirte distinta al resto de chicos y chicas de tu edad.

    LAURA, llevaste tu enfermedad totalmente en secreto y con mucha valentía, salías con tus amigos y a veces tus defensas eran tan bajas que no podías entrar en los centros comerciales y en otros lugares donde hubiera grandes aglomeraciones de gente. Sin embargo no les contabas la razón de no poder acudir a estos sitios y te quedabas fuera. No te dejabas llevar por tu impulso de adolescente, sino que eras disciplinada y responsable con el tratamiento y conocedora de todo lo que conllevaba tener las defensas bajas, sabías tanto o más que los doctoras y doctores que te trataban.

    Disfrutaste mucho en tu nuevo colegio porque te sentías como una niña más, una niña feliz y rodeada de amigos, no una niña enferma. Pero sin terminar tu tratamiento, cuando intentabas hacer una vida normal, reaparece la enfermedad con más crudeza y tienes una recaída. Dos meses en el colegio fueron suficientes para hacerte un buen grupo de amigas y amigos, todo por méritos propios: por tu simpatía, tu cercanía, tu humildad, tu cariño hacia los demás, tu afán de superación, tu desinteresada ayuda y por tantas cosas positivas como transmitías a quien se acercaba a ti.

    Un día de invierno y como cada día llegaste a clase, pero este no era un día más, tenías que comunicar una mala noticia a toda la clase y a todos tus amigos que eran de otra clase. Con firmeza, fortaleza, seguridad y valentía, sin que te temblara la voz, te plantaste frente a todos y les dijiste: “El curso pasado no puede acudir a clase porque estaba en tratamiento por una leucemia y ahora he recaído. La única solución es someterme a un trasplante de médula y no lo voy hacer, voy a seguir hasta donde lleguen mis fuerzas y mi vida”. Todos se quedaron completamente mudos, sin saber que hacer o que decir.

    LAURA, impactaste tanto que tu estela seguirá eternamente en el Colegio Asunción Cuestablanca. LAURA, luchaste sólo porque tus amigas y amigos te lo pidieron, lo hiciste porque todos ellos querían seguir teniéndote a su lado, aun sabiendo lo que te esperaba, que no era para nada un camino de pétalos de rosa, sino todo lo contrario era una senda llena de piedras y espinos.

    Después de pasarlo mucho peor que todo lo que habías pasado anteriormente no pudo ser. Cuanto más sufrías por esos terribles y dolorosos tratamientos, todavía más fuertes y numerosas se volvían las células malignas o blastos, el tratamiento en lugar de atacarlos los alimentaba y les daba fuerza.

    LAURA, tú luchaste encarnizadamente y sin cuartel contra la leucemia, una lucha desigual y terrible; mucho de lo que sabías te lo guardaste para ti, porque sabias que todo estaba acabando y nunca me dijiste lo que sentías, eso se llama: fortaleza, lucha, coraje, madurez y conexión con el CIELO, eras un “ÁNGEL”.

    Mientras estabas en el hospital te hiciste unas fotos con tu móvil en la camita para dejármelas para mi, unas fotos que nunca quisiste hacerte porque no querías verte así y sin embargo pensaste que tenias que dejarme las imágenes de tus últimos días, te doy las gracias por ello LAURA, porque todo lo bueno y todo lo malo lo hemos vivido juntitas. Ahora que me he quedado al mando de llevarte en mi me gusta sentir la tristeza que vivimos y también la alegría como cuando lo pasábamos bien juntas. Recordar todos los momentos de nuestra vida: de bebe, de niña, de adolescente, de la enfermedad y, también me gusta cerrar los ojos, pensar y sentir ese momento tan duro cuando te faltaba muy poco para marcharte y sin apenas fuerzas para hablar me dijiste: “mamá acabo de soñar que te tengo que regalar una pulsera”, yo sabía que querías regalármela porque te estabas despidiendo de mi. No había pasado más de una hora cuando cerraste tus preciosos ojitos y te fuiste totalmente en Paz.

    Que dolor más horrible ver como se te va lo que es parte de tu cuerpo y que es toda tu vida. Pero LAURA a pesar de todo ese dolor me gusta recordarlo y volver a verte. Cuando voy a tu Jardín paso por la puerta por donde tú entraste en ese coche que no era el nuestro, también te imagino en ese terrible momento aunque me duele el Alma.

    Quiero pensar, sentir y recordar todo, recorrer todos los recovecos de mi mente para encontrar hasta el último de tus recuerdos y vivencias conmigo, porque lo bueno y lo malo todo eso lo hemos vivido juntas y todo es parte de tu corta vida en La Tierra. Por eso has sido, eres y serás siempre mi niña, para los que te conocieron, para los que a través de muchos medios te están conociendo y porque mientras yo siga aquí te llevaré donde yo vaya como bandera y siempre por delante de mí con una buena sonrisa y mucha energía.

    Puede que el resto del mundo piense o crea que estoy obsesionada, puede que piensen que estoy loca, pero lo que yo pienso es que los locos son los demás; porque parece que la mayoría de las personas de mi entorno no saben o desconocen que hago todo siempre con LAURA, para LAURA y por LAURA.

    Es realmente fácil analizar, juzgar, prejuzgar, opinar o aconsejar cuando nadie se pone mis zapatos cada día y empieza a caminar. Es sumamente fácil decir: “hay que seguir adelante”, cuando no caminas con unos zapatos llenos de espinas y con una mochila a tus espaldas llena de dolor. Es muy fácil caminar con el corazón entero y sano, pero qué difícil es caminar cuando se tiene el corazón destrozado o te lo han arrancado de su seno.

    Todos deberíamos tomar alguna vez las famosas pastillas “Contra el dolor ajeno” y sentir más empatía hacia los que sufren en silencio, pero siempre tienen una sonrisa en sus labios y una palabra amable a pesar de su dolor.

    Yo tengo muy claro lo que tengo, lo que hago y lo que quiero: TE QUIERO A TI LAURA, A MI NIÑA, A MI PRECIOSA HIJA, A MI ÁNGEL ETERNO.

    SIEMPRE TÚ MAMÁ, TU ISA.

Escribir comentario